Lo nuevo en la fotografía celular, Olloclip

Un fotógrafo estadounidense aficionado de 50 años había estado inventando aparatos de computación por años cuando se le ocurrió la idea de una lente de fotografía que se pudiera ajustar a un teléfono inteligente.

O’Neill el inventor había notado cómo la gente competía cada vez más por tener las mejores fotos en Facebook e Instagram, y supuso que los fanáticos de la fotografía apreciarían una herramienta que hiciera que sus fotos se vieran mejor.

Las mejores y más creativas fotos tomadas con dispositivos móviles
Tenía razón. No sólo querían comprar sus lentes, sino que había fotógrafos aficionados que estaban dispuestos a ayudarlo a financiar su proyecto.

En 2011, una campaña de recaudación de fondos en Kickstarter, le permitió reunir más de $68,000, con aportes de 13,000 personas.

El emprendedor sumó a este monto un préstamo de $200,000 que logró poniendo como garantía su casa en el Orange County, California. Así nació Olloclip. Hoy piensa que arriesgarse valió la pena.
“No me senté con mi familia y le dije ‘vean, pedí este préstamo, y si sale mal podemos perder la casa’”, dice este esposo y padre de tres hijos. “No creía que eso iba a pasar”. Por fortuna para O’Neill, la apuesta salió bien.

Su compañía ha vendido más de 1.5 millones de Olloclips, con una tasa de crecimiento en ventas de cerca del 20% anual.

Inspiración personal
Las Olloclip son unas lente que se adaptan a los teléfonos inteligentes.

OllolensDe momento sólo hay modelos para los teléfonos Samsung y iPhone.
Se enganchan a la lente de la cámara, y permiten cambiar el ángulo y la distancia focal de la imagen que captura el teléfono.

La lente más vendida de la compañía, la Olloclip “4 en 1”, viene con cuatro lentes: un ojo de pez, un gran angular y dos lentes macro para primeros planos.

O’Neill, que anteriormente había dirigido su propio negocio de computación -en el que construía discos duros, monitores y otros equipos- también se inspiró en sus propias necesidades y aspiraciones como ávido fotógrafo. Cuando era chico él y su abuelo salían a tomar fotos y videos.

Ya como adulto, solía cargar consigo bolsas llenas lentes para su cámara cuando iba de viaje. Anhelaba una solución que le permitiera tomar las fotos que quería sin tener que llevar una pesada mochila a cuestas todo el tiempo.

Así que se le ocurrió la idea de ponerle una lente externa a su iPhone. La compañía emplea hoy a 50 personas y ensambla sus productos en su fábrica del sur de California, usando lentes importados de China.

El desafío más grande de la empresa es mantenerse al día con los cambios en el diseño de teléfonos inteligentes. Por cada nuevo teléfono que sale en venta tiene que crear una nuevo Olloclip que encaje.

Una foto tomada con OllolensEsta foto fue tomada con una lente de “ojo de pez”.
En un intento por llegar al mercado tan pronto como es posible, imprime en 3D modelos de lo que espera sean los nuevos teléfonos y prueba los diseños de Olloclip en ellos. También se está expandiendo en el mercado de las carcasas para teléfonos y accesorios de fotografía.

Uso en sistemas de salud
Aunque las lentes Olloclips son usadas con más frecuencia para tomar fotos para Instagram, también han sido empleadas en trabajos de más calado.

Un grupo de doctores que viajaba a Nepal fue equipado con Olloclips para ayudarlos a diagnosticar problemas de la vista.

Los médicos usaron las lentes macro para tomar fotos ampliadas de los ojos de los pobladores de una localidades donde no tenían acceso a pesados aparatos para el diagnóstico.

Related posts

Leave a Reply